Está muy de moda la “terapia cuántica”, “sanación cuántica” y “medicina cuántica” y leyes mágicas que te darán dinero por que la física cuántica lo demuestra… pero en realidad, todo ese marketing espiritual esta basado en una malinterpretación de lo que es en realidad la física cuántica.
 
Por entrar en un par de detalles: no, el observador no crea la realidad, con solo desearla o pensar positivo. Es cierto que cuando se hacen estudios, hay esta reacción misteriosa de onda-partícula, pero no significa que tú, como observador, decides donde va la partícula. Tampoco, la esencia de los átomos no es la información o el pensamiento. Es una teoría interesante, pero no tiene evidencia alguna. Tampoco, a pesar de que todo este hecho de átomos, el universo no reaccionará a tus deseos particulares.

Esas películas como “El Secreto” y “¿¡Y tu que sabes!?” no son rigurosas en cuanto a lo que se sabe actualmente en física cuántica. Son medias verdades mezcladas con fantasía New Age, para vender falsas ideas, esperanzas y productos. No te dejes engañar, la física cuántica es hermosa, maravillosa, misteriosa, pero no tiene nada que ver con las fantasias espirituales que muchos están vendiendo.

He aquí un divertido video donde Julia Sweeney analiza a Deepak Chopra y sus “teorías cuánticas”. https://www.youtube.com/watch?v=L3NchM6mUCo

No es difícil encontrar en el mercado anuncios de tratamientos para todo tipo de dolencias y mejoras físicas en forma de gurús, cremas, pastillas o piedras de colores, en los que aparece la palabra “cuántico” o “quantum”. Ni que decir tiene que todos ellos son fraudes. ¿Por qué? Porque los efectos cuánticos en biología son unos pocos y apenas se empiezan a conocer por los especialistas en cuántica; por lo tanto, ninguna persona o piedra de colores puede afirmar honestamente que lo suyo tenga un efecto cuántico en nuestra biología. (Cliquen en el siguiente enlace para profundizar en esa cuestión). https://culturacientifica.com/2015/03/04/como-de-cuanticos-son-los-fenomenos-cuanticos-en-los-seres-vivos/

La famosa frase cuántica de que “el observador modifica el comportamiento de las partículas”, es precisamente una ilustración clara de la tergiversación de las leyes básicas de la física cuántica, que ha dado pie al rollo cuántico New Age. Una partícula elemental puede cambiar su carga de negativa a positiva, o incluso simultanear las dos, y es un fenómeno al que aún no se ha dado respuesta definitiva; una de las posibilidades es que la presencia del observador alterase el comportamiento de las partículas. Pero es que el observador también altera el comportamiento de un grupo de gente, como por ejemplo un antropólogo haciendo un trabajo de campo, que su mera presencia ya introduce una novedad en el grupo. Luego está, para intentar explicarlo, el experimento del gato en la caja de Schrödinger, que el gato puede estar muerto o vivo a la vez mientras el espectador no abre la caja. Pero esto habla de la mera probabilidad, y es un experimento imaginario para explicar esta paradoja. Un simpatizante de “El secreto” o del “Y tú qué sabes?!”, por ejemplo, te diría que concentrándose conseguirá que el gato esté vivo o muerto por el poder de su mente.

No es la mente del experimentador o su consciencia la que influye sobre el resultado, sino los experimentos que realiza. Es decir, la partículas/ondas subatómicas están ahí, en un estado indeterminado, para detectarlas realizas un experimento que las modifica para poder detectarlas. Sólo en ese sentido el experimentador con su experimento influye en los resultados. Vamos, que como nos dice la Teoría AQAL de Wilber, la realidad es una cocreación del sujeto con el objeto.

La cuestión es que se mezcla física cuántica con espiritualidad, y hay mucha gente que se mete en esas creencias sin si quiera saber física, y mucho menos cuántica. Si quiero saber porqué la ecuación de onda de Schrödinger se colapsa cuando un fotón colisiona con un neutrón, deberé desarrollarme almenos hasta el nivel turquesa de la línea cognitiva, y luego deberé de estudiar matemáticas y física cuántica almenos por 10 años. ¿No te parece que hay demasiado falso experto en cuántica en el mercadillo espiritual?

Ese campo (la física cuántica) es relativamente nuevo, rompedor con la física macro, hasta que se descubra como se integran. Hace falta una mirada integral, pués en este tema no basta ser un nobel en cuántica aficionado a la espiritualidad. Es necesario que las personas que abordan el tema de la espiritualidad y la cuántica, conozcan bién los diferentes géneros de energías sutiles que mueve la conciencia humana. En el siguiente enlace podrán ver los diferentes típos de energías sutiles. https://www.facebook.com/notes/joan-umbert-font/las-energ%C3%ADas-sutiles/10152667724341765/

Según Ken Wilber, al vacío cuántico, descubierto por la física cuántica, no se le puede asignar una categoría espiritual (ni tiene nada de espiritual). Ese vacío cuántico posee una onda de potencial inmensa que eventua partículas como los quarks, electrones, protones, etc. El potencial del vacío cuántico es la energía etérica-astral (prana) que da lugar a la materia. O sea, el nexo entre la energía y la materia, que se puede expresar así: “Cuando la función de onda de Schrödinger colapsa, el prana da lugar a la materia”. Pretender que creamos la realidad con nuestra mente (como dicen los que confunden el vacío cuántico con el Espíritu creador) es completamente falaz, pues no hay ninguna escuela de física que considere que el ser humano pueda colapsar la ecuación de onda de Schrödinger en el 100% de los átomos de un objeto para poder materializarlo. (Para saber más sobre todo el espectro completo de las energías sutiles, cliquen al siguiente enlace). https://gabinetepedagogico.jimdo.com/2011/08/20/energ%C3%ADas-sutiles/

El prana (o energía etérica-astral) es el soporte de la materia, la energía psíquica es el soporte del prana y la energía causal es el soporte de la psíquica y por su naturaleza holoárquica (jerarquía natural y no opresora) es el soporte de todas las demás formas de energía. Las partículas subatómicas de los átomos de hierro, por ejemplo, de una farola serían la condensación del nivel pránico, que sería la condensación de niveles más sutiels, que serían la condensación del vacío causal.

Otro problema relacionado con la confusión del vacío cuántico con la espiritualidad radica en la falta de comprensión de lo que Wilber llama “la confusión entre las dos verdades, la absoluta y la relativa”. No se debe confundir la creación secuencial que empieza con el Espíritu y termina (en su última etapa de involución) en la materia (Big-Bang) con el potencial creativo del vacío cuántico. La Gran Cadena del Ser era la forma que tenían las grandes tradiciones premodernas para explicar como creaba el Espíritu, en primer lugar, involucionando, creando el campo causal, sutil y ordinario (físico) y, después de la aparición del mundo ordinario, evolucionando (ascendiendo o regresando) hacia el mismo Espíritu, pasando por una conciencia y cuerpo con energías ordinárias, sutiles y causales.

Existe una verdad absoluta (no-dual), y una verdad relativa que se encarga de los estados de las cosas en el mundo finito. Lo absoluto e incalificable puede conocerse, aunque no se puede expresar en palabras. El Absoluto es, a la vez, no-dos y no-uno, es incalificable (incluso los atributos de infinito, incalificable, etc. sólo tienen significado en virtud de su contrario (calificable, finito) y por ende dualistas hasta la médula. Cuando usamos palabras finitas para intentar representar la última Realidad, lo más que conseguimos es una metáfora poética, pero el absoluto sólo es conocido por una realización directa y lo que se ve en el satori no puede enunciarse en palabras dualistas ordinarias). Encambio, el potencial del vacío cuántico pertenece al ámbito de la verdad relativa ya que puede estudiarse por la ciencia. Así que, ese vacío cuántico no es el Espíritu antes de manifestarse, pues el Espíritu empieza descendiendo en las energías causales, de estas emanan las sutiles y de ahí al vacío cuántico que eventua todo lo subatómico, que después eventuará el mundo atómico, etc.

Por cierto, a las energías sutiles, por sorpresa de muchos, Wilber las situa en los cuadrantes de la derecha (exterioridades). Los cuatro cuadrantes de Wilber, se basan en dos premisas. La primera es que todo holón tiene un aspecto exterior y otro interior. La segunda premisa es que a los holones podemos verlos de forma individual o en colectividad. Si combinamos estas facetas obtendremos los cuatro cuadrantes. Y las energías sutiles no son interioridades, no se encuentran en los cuadrantes de la izquierda. Aunque, en la evolución, tales energías y cuerpos, tienen su correlato en los demás cuadrantes, es decir, que, en la evolución, al cuerpo energético sutil (cuadrante superior derecho) le corresponde una conciencia sutil (cuadrante superior izquierdo).

 

Por poner un ejemplo de un autor serio y reconocido en cuántica, Eugene Wigner, premio Nobel de Física, postuló el “colapso de la función de onda” causado por una conciencia que observa el fenómeno. Aunque pocos lo secundaron, Wigner no era un “cateto” digno de risa, sino uno de los más grandes expertos en la materia. La mecánica cuántica sigue siendo un mundo desconocido, y fuente de grandes contradicciones entre los mismos físicos.

Wigner no es ningún tonto, es uno de los mejores físicos de nuestros tiempos, aunque no comprendía, y por tanto no integraba, que la energías sutiles de las que se encarga la física cuántica, pertenecen a los niveles más inferiores de toda la gama de energías sutiles que existen (las del apartado 1 del resúmen que he adjuntado mediante enlace un poco más arriba).

El nivel cuántico, por más que se manifieste distinto, sigue siendo material (subatómico), objetivo y superficial, en el sentido de que es lo más alejado al Espíritu en su Juego Kósmico de involución y evolución, pues el nivel cuántico es el último nivel de la involución y el primero de la evolución. Al final de la involución del Espíritu, la supercuerdas, o lo que quiera que haya en el inicio de la materia, surgirían al comienzo de la evolución física, a partir de lo etérico. Por eso cuando más bajo o profundo observes en la materia, más te acercas al vacío cuántico/nivel etérico, que se encuentra antes de la materia en la involución y después de la materia en la evolución. Pues en la evolución se vuelve a pasar por los niveles vacíos de contenido que se crearon en la involución del Espíritu, y es en la evolución donde se van creando las estructuras en los 4 cuadrantes, es decir, es en la evolución donde se va llenando de contenido el Kósmos. Antes de la evolución, antes del Big-Bang, sólo podemos postular un gradiente vacío de contenido que se va condensando desde lo causal, a lo sutil, a lo ordinario. Hay tradiciones metafísicas que llenan de ángeles y demonios, el tramo de antes del Big-Bang, aunque para Wilber, en caso de que existan tales seres, han aparecido después del Big-Bang, en la evolución. Si hay un bardo budista, o si hay un purgatorio cristiano, donde va nuestra alma después de morir, se creó en la evolución creativa.

Y como estamos hablando de energías físicas, cuanticas, sutiles y causales, todas ellas se encuentran en el cuadrante superior derecho. En todo caso materia y espiritu son sólo dos caras de un mismo fenómeno tetraemergente (pues el Espíritu se manifiesta en los cuatro cuadrantes, es decir, como individualidad, como colectividad, como interioridad o consciencia y como exterioridad. Aunque no son lo mismo en su manifestación.

La física cuántica se encarga de las energías sutiles del tramo inferior del espectro. Los cuerpos sutiles, hechos de energías sutiles, estarían más arriba de la escala del espectro de las energías sutiles. Todas ellas en el cuadrante singular objetivo de arriba a la derecha. Y claro, toda exterioridad, aunque sea sutil, tiene sus correlatos en los otros tres cuadrantes.

Una persona con cognición ultravioleta de Sobremente y en estado causal (todo ello en cuadrante superior izquierdo), tiene su correlato en energía causal y cuerpo causal (cuadrante superior derecho).

Luego, para la manifestación una conciencia cada vez más elevada, físicamente se requiere de un cuerpo físico más complejo (el cuerpo humano y su cerebro es físicamente más complejo que el de un reptil). Todo ello está explicado en el artículo que compartí un poco más arriba.

 

 

 

Abrir chat
¡Hola!

¿En que podemos ayudarte?